viernes, 7 de julio de 2017

CRYOSAT REVELA FABRICACIÓN DE UN ICEBERG GIGANTE



Todos los ojos están en la plataforma de hielo Larsen C de la Antártida, mientras una grieta profunda sigue recorriendo el hielo, dejando un enorme trozo pegado. Cuando finalmente ceda, uno de los icebergs más grandes en el registro será puesto a la deriva.
Incluso antes de que ocurra lo inevitable, la misión CryoSat de la ESA, que opera en una órbita tipo polar a 717 km. de altitud con una inclinación de 92º,  pudo revelar algunas de las estadísticas vitales del futuro iceberg.

Vigilado por el par de radar Copernicus del Sentinel-1, la grieta en el hielo tiene ahora alrededor de 200 km de largo, dejando sólo 5 km entre el final de la fisura y el océano.

Mientras esperamos que Sentinel-1 nos diga cuándo se genera este iceberg de 6.000 kilómetros cuadrados, CryoSat puede revelar cuáles serán las medidas del inmenso iceberg.

Este satélite el Earth Explorer, lleva un altímetro de radar para medir la altura de la superficie del hielo. En general, esta información se utiliza para averiguar cómo el espesor del hielo marino y del hielo terrestre está cambiando y, en consecuencia, cómo el volumen del hielo de la Tierra está siendo afectado por el clima.

Noel Gourmelen, de la Universidad de Edimburgo, dijo: "Usando información de CryoSat, hemos mapeado la elevación del hielo sobre el océano y hemos calculado que el eventual iceberg tendrá unos 190 m de espesor y contendrá aproximadamente 1.155 kilómetros cúbicos de hielo. También hemos estimado que la profundidad bajo el nivel del mar podría ser de hasta 210 m".

Los icebergs parten de la Antártida todo el tiempo, pero debido a que éste es particularmente grande, su viaje a través del océano necesita ser monitoreado, ya que podría representar un peligro para el tráfico marítimo.
Una vez más, Sentinel-1 y CryoSat jugarán un papel importante en el rastreo del iceberg y se  mantendrán atentos de cómo cambia.

El Dr. Gourmelen añadió: "Seguiremos usando CryoSat para monitorear cómo cambia el iceberg a medida que se aleja de la plataforma de hielo".
El Iceberg, es similar en tamaño, y flotó alrededor de la plataforma de hielo Brunt en diciembre de 2015, causando alarma para los que se encuentran en la base de investigación Halley, que se encuentra en la sección flotante de la plataforma.

Anna Hogg, de la Universidad de Leeds, dijo: "Las mediciones de CryoSat mostraron que el Brunt Berg era de unos 390 m, por lo que era demasiado espeso para acercarse a la costa, ya que el mar es poco profundo. En cuanto a este nuevo Larsen Cerg, no estamos seguros de lo que sucederá. De hecho, incluso podría parir en pedazos o romper poco después. En su totalidad o en pedazos, las corrientes oceánicas podrían arrastrarlo hacia el norte, incluso hasta las Islas Malvinas. Si es así, podría representar un peligro para los buques en el Paso de Drake. Lo que es seguro, sin embargo, es que vamos a seguir usando CryoSat para mantener un control de su progreso."

Mark Drinkwater, de la ESA, añadió: "Nuestro esfuerzo histórico para rastrear grandes icebergs muestra que los del mar occidental de Weddell encuentran su salida hacia la Corriente Circumpolar Antártica o hacia el Atlántico Sur. Parece que sólo los bergs de la plataforma de hielo de Ross se quedan en la corriente costera hacia el oeste y se acercan a la plataforma de hielo Brunt. El propósito principal de CryoSat es darnos información para entender cómo está cambiando el hielo, para mejorar nuestra comprensión de la Tierra. El valor de tener satélites construidos para entregar para la ciencia y las misiones como Sentinel-1, que se construyen para entregar para las aplicaciones diarias, es enorme.
En este caso, la misión Copernicus Sentinel-1 y la Misión CryoSat Earth Explorer de la ESA se complementan entre sí, proporcionandonos una potente herramienta para monitorear las cambiantes capas de hielo".

Fuente: ESA. Mision CryoSat 05.julio.2017

No hay comentarios: