lunes, 16 de abril de 2018

TESS SERÁ LANZADO EL MIÉRCOLES 18


Crédito: NASA


Los equipos de lanzamiento están llevando a cabo análisis adicionales de navegación y control de orientación, y están trabajando para el lanzamiento específico del satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) para el miércoles 18 de abril, y como máximo, para junio de 2018.

La nave espacial TESS goza de excelente salud y permanece lista para el lanzamiento. Será lanzada en un cohete SpaceX Falcon 9 desde el Space Launch Complex 40 en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida.

El satélite Transiting Exoplanet Survey Satellite de la NASA es una misión de reconocimiento de todo el cielo que descubrirá miles de exoplanetas alrededor de las estrellas cercanas más brillantes. 


TESS inspeccionará todo el cielo en el transcurso de dos años dividiéndolo en 26 sectores diferentes, cada uno de 24 grados por 96 grados. Las poderosas cámaras de la nave espacial observarán a cada sector durante al menos 27 días, mirando a las estrellas más brillantes con una cadencia de dos minutos. Desde la Tierra, la luna ocupa medio grado, que es menos de 1 / 9,000 del tamaño de las fichas de TESS.




Esta animación muestra cómo una caída en el brillo observado de una estrella puede indicar la presencia de un planeta que pasa frente a ella, un hecho conocido como tránsito.
Créditos: Goddard Space Flight Center de la NASA
  
Las estrellas que TESS estudiará son entre 30 y 100 veces más brillantes que las observadas en la misión Kepler y en el seguimiento K2, lo que permitirá observaciones de seguimiento mucho más sencillas con telescopios terrestres y basados ​​en el espacio. 

TESS también cubrirá un área del cielo 400 veces más grande que la monitoreada por Kepler.

Además de su búsqueda de exoplanetas, TESS permitirá que los científicos de la comunidad en general soliciten objetivos de investigación astrofísica en aproximadamente 20,000 objetos adicionales durante la misión, a través de su programa de Investigador Invitado.
Fuente: NASA Misión TESS Exoplanet – 16.abril.2018

·         Lee mas

domingo, 15 de abril de 2018

¿NUESTRO CEREBRO ES UN ORDENADOR CUÁNTICO?


El Quantum Brain Project, de la UC Santa Barbara, buscará pruebas empíricas de la existencia de qubits bioquímicos

Crédito: Pixabay

Si considerásemos que nuestro cerebro es un ordenador cuántico y lo investigáramos desde esta perspectiva, ¿qué encontraríamos? Esto es lo que se ha planteado el físico teórico de la Universidad de California en Santa Barbara (EEUU), Matthew Fisher. En el marco de un proyecto bautizado como Quantum Brain, Fisher y su equipo realizarán rigurosas pruebas experimentales para intentar determinar si esta nueva metáfora del cerebro realmente funciona.

Las diferentes etapas de la historia de la ciencia han llenado de metáforas el mundo. Así, las matemáticas de los pitagóricos nos hicieron pensar en la “música de las esferas”, la física de Newton en un cosmos como mecanismo perfecto o la teoría del multiverso en mundos alternativos posibles. 

Estas metáforas o imágenes están muy bien porque posibilitan no solo que entendamos la realidad cada vez más, sino también realizar nuevos hallazgos. Quizá al final la imagen quede superada y haya que buscar otras para completar nuestros conocimientos, pero hasta ese momento nos ha ayudado a avanzar.

Como era de esperar, desde su aparición a principios del siglo XX, la mecánica cuántica está originando nuevas imágenes para la comprensión de la realidad.  Ya lo hemos visto en diversas ramas del conocimiento, como la 
zoología o la astronomía; y, cada vez más, lo estamos viendo en el ámbito de la neurología.

La cuestión que subyace a este enfoque es la siguiente: ¿Es posible que las leyes de la materia a nivel subatómico puedan atañer, también, a la materia a niveles “más grandes”? De ser así, tal vez debiéramos considerar que un órgano macroscópico como el cerebro no funcione como un “
ordenador clásico” (una de las metáforas que a menudo se han utilizado para explicar el cerebro) sino como un “ordenador cuántico”. 

Diferencias computacionales y cerebrales 
La diferencia entre la computación clásica y la computación cuántica radica en que, en un ordenador tradicional, la información se guarda y procesa en bits que pueden valer 1 ó 0. En cambio, en un ordenador cuántico la información se guarda y se procesa en los llamados qubits

Un qubit es un bit que se encuentra en una superposición de estados, de forma que puede valer 1 y 0 a la vez. Así, al tener múltiples estados simultáneamente en un instante determinado, el tiempo de ejecución de algunos algoritmos puede reducirse en una escala de miles de años a segundos.  

Si considerásemos que nuestro cerebro funciona de forma similar a un ordenador cuántico, con qubits en estados superpuestos, y lo investigásemos desde esta perspectiva, ¿qué encontraríamos? 

Esto es lo que se ha planteado un reconocido físico teórico de la Universidad de California en Santa Barbara (EEUU), llamado 
Matthew Fisher. Fisher y su equipo han puesto en marcha un proyecto, el Quantum Brain Project (QuBrain), en cuyo marco se van a realizar rigurosas pruebas experimentales para determinar si el cerebro funciona como un ordenador cuántico. 

Como explica el propio Fisher en un 
comunicado de la UC Santa Barbara, algunas funciones que el cerebro realiza continúan eludiendo a la neurociencia. Es el caso, por ejemplo, del sustrato cerebral que "contiene" recuerdos a muy largo plazo. La mecánica cuántica podría dar pistas sobre este y otros aspectos inexplicables del cerebro, afirma el investigador.    

Para tratar de demostrar su hipótesis, Fisher ha reunido a un equipo multidisciplinar de científicos. Entre todos, acumulan conocimientos de física cuántica, biología molecular, bioquímica, ciencia de los sistemas coloidales y neurociencia conductual.

Qubits bioquímicos 
Fisher postula, más concretamente, que los átomos de fósforo, uno de los elementos más abundantes del cuerpo, podrían funcionar como auténticos qubits bioquímicos, gracias a una característica de su espín o estado de rotación. 
Lo que se analizará en este sentido serán las propiedades cuánticas de dichos átomos, cuando sus espines se encuentran cuánticamente entrelazados con los espines de otros átomos de fósforo,  dentro de moléculas sometidas a procesos bioquímicos.
El entrelazamiento supone que los átomos alcancen un estado único, de tal forma que, cuando uno de sus espines gira hacia arriba, el espín del otro átomo entrelazado se muestra girando hacia abajo. Esta “comunicación” instantánea entre los átomos, a través de sus estados de rotación, podría suponer un modo de procesamiento de información cuántica en el cerebro, teorizan los científicos. 

Las moléculas a analizar serán las “moléculas de Posner”, de fosfato de calcio y con forma esférica. Estas moléculas tienen la capacidad de proteger los espines de los “qubits” de los átomos de fósforo, lo que podría promover el almacenamiento de información cuántica en ellos.

El papel de las mitocondrias 
Por otra parte, Fisher y su equipo estudiarán la potencial contribución de la mitocondria al entrelazamiento cuántico entre neuronas. Quieren averiguar si estos orgánulos celulares (responsables de funciones como el metabolismo o la señalización celular) pueden transportar moléculas de Posner por el interior de las neuronas y de unas neuronas a otras.

De ser así, las mitocondrias estarían propiciando el entrelazamiento cuántico en red de las neuronas del cerebro (suponemos que a través de las moléculas de Posner que contienen átomos de fósforo con espines entrelazados).

Este proceso cuántico desencadenaría la liberación de calcio de las moléculas de Ponser, lo que a su vez supondría la liberación de los neurotransmisores que activan las conexiones sinápticas entre las neuronas. 

La cuestión parece tan compleja como fascinante. En especial, si tenemos en cuenta que el procesamiento cuántico descrito podría ser tanto local como no-local, pues una vez que los espines quedan entrelazados, permanecen entrelazados incluso una vez que los átomos se han separado espacialmente.

En este sentido, el físico norteamericano David Bohm ya había propuesto que el cerebro podría aprovecharse de una característica de la mecánica cuántica, la llamada coherencia cuántica, y cohesionarse formando un todo.  Así, del mismo modo que un conjunto de partículas pierden su identidad al formar un sistema cuántico coherente, las interacciones cuánticas no-locales harían que las neuronas dejasen de comportarse como elementos individuales, en favor de una sinergia neurológica.

Más cuántica cerebral 
Vista a través de la imagen que de la realidad arroja la mecánica cuántica, la complejidad del cerebro se vuelve aún más compleja si cabe. Pero tal vez solo pueda entenderse desde la unión de física, biología y neurología.

Esto ya lo anticiparon en los años 90 del siglo XX  Sir Roger Penrose  (Profesor Emérito de Matemáticas en la Universidad de Oxford) y Stuart Hameroff 
(anestesista y profesor de la Universidad de Arizona), con  su hipótesis de explicación cuántica del funcionamiento del cerebro, bautizada como Reducción Objetiva Orquestada (“Orch OR”)

Esta teoría señalaba que la consciencia se derivaría de la actividad de las neuronas del cerebro en la escala más mínima, la escala cuántica o subatómica.  Más concretamente, la Orch OR apuntaba a que la consciencia dependería de procesos cuánticos biológicamente orquestados que se desarrollan en (y entre) los microtúbulos  del citoesqueleto de las neuronas del cerebro.

Algunas de las pruebas esgrimidas por Penrose y Hameroff para su hipótesis han sido el descubrimiento de vibraciones cuánticas a temperaturas cálidas en los microtúbulos del interior de las células cerebrales, realizado por el investigador Anirban bandyopadhyay, del Instituto Nacional de Ciencias Materiales del Tsukuba, Japón; y los hallazgos de Roderick G. Eckenhoff 
, de la Universidad de Pennsylvania (EEUU). Estudiando la anestesia, Eckenhoff descubrió que esta deja inconsciente gracias a que actúa –a nivel cuántico- sobre los microtúbulos de las neuronas del cerebro. 
 
A pesar de estas pruebas y del atractivo de la mecánica cuántica para el estudio del cerebro, la neurología cuántica aún se encuentra en fase de especulación. Por eso, el Quantum Brain Project puede resultar importante: podría constatar que esta imagen “funciona” o, por el contrario, indicarnos que debemos seguir buscando otras imágenes (o ambas cosas, si la metodología del conocimiento también se viera "influida", pero esa ya es otra historia).
Fuente: Tendencias 21 – Consecuencia y Desarrollo – Yaiza Martínez -            13. abril.2018

Bibliografía:
Physical Chemistry Chemical Physics.
DOI:10.1039/C7CP07720C 

Glosario

Multiverso es un término usado para definir el conjunto de los muchos universos existentes, según las hipótesis que afirman que existen universos diferentes del nuestro propio. Wikipedia

SORPRESIVO PASO DE UN ASTEROIDE

Crédito: Michael Jäger- Weißenkirchen - Austria

El espacio depara peligrosas sorpresas a pesar de toda la tecnología que actualmente existe y que Clima Espacial mantiene en continua actualidad.

Es así que, con muy poca advertencia, un asteroide relativamente grande voló a través del sistema Tierra-Luna el 15 de abril a solo 192,200 km (0,5 LD) de nuestro planeta. 

El Asteroide 2018 GE3 fue descubierto por el Catalina Sky Survey acercándose a la Tierra el 14 de abril.
Horas más tarde, el astrónomo aficionado Michael Jäger de Weißenkirchen Austria grabó en video la roca espacial que se precipita a través de la sureña Constelación de  Serpens (La Serpiente).
Según Wikipedia , el 2018 GE3 es el mayor asteroide conocido que pasa cerca de la Tierra en la historia de observación", dice Jäger. "Estaba brillando como una estrella de magnitud 13 en el momento de mis observaciones".

Según NASA-JPL De acuerdo a la intensidad de la luz solar reflejada, el asteroide   2018 GE3 debe tener entre 48 y 110 metros de ancho. Esto lo coloca en la misma clase que el  asteroide impactador Tunguska de 60 metros que arrasó un bosque en Siberia en 1908.

Un punto más reciente de comparación es el meteoro de Chelyabinsk, un asteroide de 20 metros que explotó en la atmósfera sobre Rusia en febrero . 15, 2013, rompiendo ventanas y derribando a los espectadores como una bola de fuego más brillante que el Sol floreció en el cielo azul de Los Urales en la mañana. 
El actual asteroide 2018 GE3 podría ser 5 a 6 veces más ancho que ese objeto.

Si el 2018 GE3 hubiera golpeado a la Tierra, habría causado daños regionales, no globales, y podría haberse desintegrado en la atmósfera antes de llegar al suelo. 
Sin embargo, es un asteroide significativo, que ilustra cómo incluso las grandes rocas espaciales todavía pueden tomarnos por sorpresa. 
El asteroide 2018 GE3 se encontró a menos de un día antes de su enfoque más cercano.

Basado en un arco de observación de solo 1 día, el 2018 GE3 parece seguir una órbita elíptica que se extiende desde el cinturón de asteroides hasta el interior del Sistema Solar interior.
Cada ~ 2.5 años la roca espacial cruza las órbitas de Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, aunque no necesariamente se acerca a los planetas. Una órbita interactiva en 3D del asteroide está disponible en JPL: ¡ explore aquí !
Fuente: Space Weather 16.abril.2018

Traducción libre de Soca

sábado, 14 de abril de 2018

LOS TORNADOS GIGANTES DEL SOL NO GIRAN Y PONEN EN GIRO A LOS INVESTIGADORES


Imagen compuesta de una prominencia solar en erupción observada por SDO el 31 de agosto de 2012. Crédito: NASA / SDO / GSFC. Haga clic para una imagen más grande

Según un equipo europeo de científicos, y a pesar de su apariencia, los tornados solares no giran después de todo.
Un nuevo análisis de estas gigantescas estructuras, cada una de las cuales es varias veces el tamaño de la Tierra, indica que pueden haber sido mal llamadas porque hasta ahora los científicos solo han podido observarlas utilizando imágenes de 2 dimensiones.

 El Dr. Nicolas Labrosse presentará el trabajo, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Glasgow , el Observatorio de París , la Universidad de Toulouse y la Academia Checa de Ciencias , en la Semana Europea de Astronomía y Ciencias Espaciales (EWASS) en Liverpool el viernes 6 de abril.  

Los tornados solares se observaron por primera vez a principios del siglo XX, y el término fue popularizado hace unos años cuando los científicos observaron las películas obtenidas por el instrumento AIA en el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO-Solar Dynamics Observatory).
Estos muestran plasma caliente en luz ultravioleta extrema aparentemente girando para formar una estructura gigante que toma la forma de un tornado (como los conocemos en la Tierra).  

Ahora, usando el efecto Doppler para agregar una tercera dimensión a sus datos, los científicos han podido medir la velocidad del plasma en movimiento, así como su dirección, temperatura y densidad.
Utilizando varios años de observaciones, pudieron construir una imagen más completa de la estructura del campo magnético que soporta el plasma, estructuras conocidas como prominencias.

El Dr. Nicolas Labrosse, científico principal del estudio, explica: "Descubrimos que, a pesar de la aparición de prominencias y tornados en las imágenes, el campo magnético no es vertical y el plasma se mueve principalmente en sentido horizontal a lo largo de las líneas del campo magnético. Sin embargo, vemos formas similares a tornado en las imágenes debido a los efectos de proyección, donde la información de la línea de visión se comprime en el plano del cielo ".  

El Dr. Arturo López Ariste, otro miembro del equipo, agrega: "El efecto general es similar al rastro de un avión en nuestros cielos: el avión viaja horizontalmente a una altura fija, pero vemos que el camino comienza sobre nuestras cabezas y termina en el horizonte. ¡Esto no significa que se haya estrellado!”


Los tornados solares gigantes, formalmente llamados prominencias de tornado, se han observado en el Sol durante alrededor de cien años. Son llamados así por su forma llamativa y aparente parecido a los tornados en la Tierra, pero ahí es donde termina la comparación.
  
Mientras que los tornados terrestres están formados por vientos intensos y son muy móviles, los tornados solares son gases magnetizados. Parecen estar enraizados en algún lugar más abajo de la superficie solar, por lo que permanecen fijos en su lugar.
  
"Están asociados con las piernas de las prominencias solares; estas son bellas concentraciones de plasma frío en la corona solar muy caliente que pueden verse fácilmente como estructuras rosadas durante los eclipses solares totales", añade Labrosse.
  
"¡Quizás por una vez la realidad sea menos complicada de lo que vemos!", Comenta la Dra. Brigitte Schmieder, otra científica involucrada en el trabajo. Y ella continúa: "Los tornados solares suenan aterradores, pero de hecho, normalmente no tienen consecuencias notables para nosotros. Sin embargo, cuando estalla la prominencia de un tornado, puede causar lo que se conoce como clima espacial , potencialmente perjudicial para la energía, el satélite y las redes de comunicación en la Tierra".
  

Imagen compuesta de la prominencia observada el 15 de julio de 2014 que muestra, después de la co-alineación: el ráster EIS en verde, la imagen IRIS de la mandíbula cortada en rojo y una imagen SOT en azul. Los contornos blancos muestran la imagen de intensidad THEMIS D3 e indican dónde se observan los tornados en ultravioleta extremo. La imagen de fondo es una imagen AIA 304 angstrom (escala de grises). Crédito: P. Levens. 

Fuente: EWASS (European Weeks of  Astronomy and Space Science) Comunicado de Prensa de EWASS y NAM 2018 – Morgan Hollis  escritor 05.abril.2018

Traducción libre de Soca

jueves, 12 de abril de 2018

GIGANTESCOS NUEVOS TELESCOPIOS


La tecnología del telescopio ha recorrido un largo camino. Aquí hay 4 nuevas máquinas increíbles para observar el universo, tanto desde el espacio como desde la Tierra

Un segmento de espejo para el Telescopio Espacial James Webb. Cada uno de los 18 segmentos del espejo del telescopio está cubierto con una delgada capa de oro. El Webb, cuyo lanzamiento se ha retrasado hasta 2019 , reflejará principalmente luz infrarroja. Imagen a través de Drew Noel / NASA / Wikimedia Commons .

Los seres humanos han estado mirando las estrellas desde que tienen ojos, preguntándose qué había allí afuera. 
Los primeros astrónomos usaron las estrellas para decir la hora y para navegar, pero no fue hasta que Galileo se convirtió en el primero en apuntar un telescopio hacia el cielo en 1609 que nació la era actual de la astronomía.

En el siglo XX, los telescopios se convirtieron en enormes construcciones con grandes espejos primarios, alojados en sus propios enormes edificios. 
Ahora, tenemos telescopios en órbita como el Hubble y telescopios que usan tecnologías que Galileo nunca imaginó. ¡La tecnología ha avanzado asombrosamente!
Echemos un vistazo más de cerca de un nuevo telescopio espacial, más tres de los mayores telescopios terrestres que se planean hoy.


Concepto del artista del Telescopio Espacial James Webb a través de ESA / C. Carreau.

Telescopio espacial James Webb (JWST) . 
Es posible que escuche que el Webb es el reemplazo del Hubble , pero de hecho, a diferencia del Hubble, el telescopio Webb de la NASA está diseñado para ver se principalmente en el infrarrojo, por lo que también es un sucesor del Telescopio Espacial Spitzer 

El telescopio Webb es tres veces el tamaño del Hubble y cuenta con un espejo primario de 6.5 metros (21 pies). La idea surgió a fines de la década de 1980 y en la de 1990, con la necesidad de ver más lejos en el espacio (en objetos con mayor desplazamiento hacia el rojo ) y, por lo tanto, más atrás en el tiempo que nunca. 
Ahora, a medida que la astronomía ha progresado, los objetivos de Webb también lo tienen. Por ejemplo, en lugar de tomar fotos asombrosas de nubes de polvo cercanas, como las que el Hubble hizo famosas, el telescopio Webb podrá mirar dentro de las nubes de polvo donde nacen los planetas y las estrellas. 
También permitirá, por ejemplo, que los astrónomos estudien los agujeros negros supermasivos que residen en el centro de la mayoría de las galaxias, incluida la nuestra.

Las dos mitades de los componentes del Webb habían estado en el Centro Espacial Johnson en Houston, donde habían estado sometidos a muchos meses de pruebas criogénicas . Pero, en febrero de 2018, el telescopio y sus instrumentos llegaron a California , donde serán ensamblados por Northrop Grumman Aerospace Systems. El Webb una vez completo se programó para su lanzamiento a finales de este año, pero la fecha se retrasó recientemente entre marzo y junio de 2019 .

Aún así, se está progresando hacia el día del lanzamiento. Espere pronto el lanzamiento del Telescopio Espacial James Webb, dentro de aproximadamente un año.




Concepto del artista del Telescopio Europeo Extremadamente Grande, el telescopio óptico e infrarrojo más grande del mundo. Imagen vía ESO / L. Calçada.

Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT)
Bajo los auspicios del Observatorio Europeo Austral, el E-ELT es el telescopio óptico / infrarrojo cercano más grande del mundo, actualmente en construcción en Chile. 
Se está construyendo en la cima de Cerro Armazones (9,993 pies, 3,046 metros) en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, bajo uno de los cielos más claros y oscuros del mundo. Se espera que vea la primera luz en 2024.

El E-ELT albergará un espejo primario de 39,3 metros (43 yardas, 129 pies) de ancho, que recogerá aproximadamente 13 veces más luz que cualquier telescopio activo actualmente. Lea más sobre la óptica de E-ELT aquí .

El E-ELT se enfrentará al menos a dos de las preguntas más importantes de la astronomía actual: ¿Cómo fue el universo más antiguo y existen otros planetas similares a la Tierra? 
Se involucrará en lo que sus creadores describen como arqueología estelar en sus intentos de sondear el universo temprano y participar en la búsqueda de planetas habitables, que a veces se utilizan para buscar firmas de vida extraterrestre más allá de la Tierra.

Este telescopio es uno de los muchos que se están construyendo hoy en día y que los astrónomos llaman telescopios extremadamente grandes. 
Están vagamente definidos como telescopios cuyos espejos primarios van desde aproximadamente 20 metros (alrededor de 22 yardas) hasta alrededor de 100 metros (alrededor de 110 yardas) de ancho. Estos telescopios, que solo han sido posibles en los últimos años, tienen una serie de características en común, en particular el uso de espejos primarios segmentados y el uso de sistemas ópticos adaptativos de alto orden.




Concepto del artista del Telescopio Gigante de Magallanes. Imagen a través de GMTO Corporation

Telescopio gigante de Magallanes (GMT). 
El GMT es muy parecido al E-ELT en ser uno de los telescopios extremadamente grandes planeados del mundo. 
Supervisado por un consorcio internacional de universidades e instituciones científicas, el espejo primario del telescopio será un espejo segmentado, que empleará siete espejos rígidos monolíticos como segmentos.
Seis segmentos fuera del eje de 8,4 metros (27 pies) rodean un segmento central sobre el eje, formando una única superficie óptica de 24,5 metros (80 pies) de ancho. 
Sus diseñadores dicen que podrá ver 10 veces más lejos y más claramente que el Telescopio Espacial Hubble. Lea más sobre la óptica de GMT aquí .

La construcción de este telescopio comenzará en 2023, sobre el pico del cerro Las Campanas en el desierto de Atacama en Chile. El sitio web de GMT dijo lo siguiente sobre su estado actual:
“Después de una revisión exhaustiva de los diseños de nivel de sistemas por un panel externo, el Proyecto GMT entró formalmente en fase de construcción en 2015. Antes de este anuncio, la preparación del sitio GMT en la cima de la montaña en los Andes chilenos comenzó en 2012, y el Richard F. Caris Mirror Lab comenzó a emitir segmentos del espejo primarios en 2005. Se está trabajando en una etapa u otra en cada uno de los siete espejos GMT”.


Concepto del artista del Telescopio de treinta metros en Maunakea en Hawai. Imagen a través del Observatorio Internacional TMT .

Telescopio de treinta metros (TMT). La historia de Webb, E-ELT y GMT no ha sido fácil de navegar desde sus diversas conclusiones, pero todos sus cursos han sido más suaves (hasta ahora) que el Telescopio propuesto de treinta metros (TMT), otro de los mejores telescopios extremadamente grandes ahora están siendo planeados o en construcción.

A fines de septiembre de 2017 , el proyecto del telescopio de US$ 1,400 millones finalmente se aprobará para reanudar la construcción sobre el volcán Maunakea de Hawai.
Eso fue después de cinco meses de audiencias públicas en Hawai, que incluyeron 71 testimonios de testigos y una revisión de más de 800 documentos presentados.
 Space.com informó:”TMT inició la construcción en octubre de 2014, pero las manifestaciones de la siguiente primavera detuvieron la construcción. Los manifestantes han expresado su preocupación sobre el impacto cultural y ambiental del proyecto del telescopio; Los nativos de Hawai consideran que los picos en toda la cadena de la isla son sagrados”.

La primera luz para el TMT ahora podría llegar ya a mediados o finales de 2020. El telescopio está diseñado para tener un espejo primario de aproximadamente 30 metros (100 pies) de diámetro. 
El espejo en sí mismo estará compuesto por 492 espejos individuales que recogerán más de 10 veces la cantidad de luz de otros telescopios más pequeños. Se ajustará para las condiciones atmosféricas.

Ya hay otros tres grandes telescopios en Maunakea. Si los planificadores y socios de TMT no pueden comenzar la construcción en abril de 2018, el equipo dice que podría decidir abandonar la ubicación en Maunakea y en su lugar comenzar la construcción en su sitio de respaldo en las Islas Canarias. Manténganse al tanto.

Mientras tanto, disfruta el cuadro a continuación. 
Muestra una comparación de los tamaños nominales de las aberturas (diámetros primarios del espejo) de algunos telescopios extremadamente grandes que se están construyendo o planificando hoy en día, junto con algunos telescopios ópticos notables.
Observe especialmente el  Webb, E-ELT, GMT y TMT; un Telescopio Espacial y tres Gigantes Telescopios Terrestres, que revolucionarán la astronomía en los próximos años.


Ver más grande . | Comparación de los espejos primarios del telescopio, a través de Wikimedia Commons 

En pocas palabras: Una reducción rápida de cuatro telescopios que se están planificando o en construcción: El Telescopio Extremadamente Grande Europeo, el Telescopio Gigante Magallanes, el Telescopio Treinta Metros y el Telescopio Espacial James Webb.
Fuente: Comunidad EARTHSKY – 11. abril. 2018 – NASA – ESA - ESO –  GMT - TMT- SPACE – WIKIMEDIA COMONS

Traducción libre de Soca