jueves, 3 de octubre de 2013

CME IMPACTÓ CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA



Fotografía obtenida por Minoru Yoneto desde  Queenstown, Nueva Zelanda, 11 horas después del impacto de la CME.  Equipo utilizado: Cámara digital Canon EOS  6D, la cual le permitió registrar los colores rojos. Crédito: M.Yoneto/Space Weather

Ayer 02 de octubre, el campo magnético de la Tierra se vio afectado por el impacto de una CME  [Eyección de Masa Coronal] la cual provocó una tormenta geomagnética clase G2. Los observadores del cielo de ambos extremos del planeta [Polo Norte y Polo Sur] pudieron ver auroras, cuyas luces fueron de un raro tono de color rojo.
Generalmente las auroras son de color verde y a veces púrpura, y es  rara las veces que los observadores han visto tanto color rojo.
La CME que alcanzó a la Tierra y afectó su campo magnético,  salió desde el Sol el pasadp 30 de septiembre, impulsada por la erupción de un filamento magnético.

SOHO logró fotografiar la CME en el inicio de la erupción la cual viajó a una velocidad de 2.000.000 de metros por hora.
A pesar de que la CME fue impresionante, la explosión subyacente fue aun más.
La película obtenida por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, muestra el filamento emergiendo del Sol y su autodestrucción..

video


Esta red de auroras ocurrió entre 300 y 500 kilómetros sobre la superficie terrestre, y aún no se comprende la razón de ello; algunos investigadores creen que las luces rojas están vinculadas a un gran flujo de electrones, debido que cuando los electrones de baja energía se recombinan con los iones de oxígeno en la atmósfera superior, se emiten fotones rojos. Actualmente, los meteorólogos espaciales no pueden predecir cuanto puede ocurrir.
La tormenta, con auroras extremadamente roja, fueron observadas en Kansas, Ohio y Oklahoma en los Estados Unidos.

Debido al cierre del gobierno, son  pocos los meteorólogos que están trabajando [solo los necesarios para mantener la alerta ante cualquier evento relacionado con el clima espacial]; ellos estiman que existe sólo un 45% de probabilidades de que lleguen nuevas tormentas geomagnéticas polares.

Fuente: Space Weather – 03.10.2013

No hay comentarios: