Noticias

Loading...

martes, 22 de abril de 2014

DE UNA SOPA DE QUARKS A MATERIA ORDINARIA

La exploración de la Colaboración Estrella del "diagrama de fase nuclear" muestra signos de una fuerte  frontera de fase de primer orden de transición entre los hadrones que forman los núcleos atómicos ordinarios y el plasma de quarks y gluones (QGP) del universo temprano, cuando el QGP se produce a relativamente bajas energías / temperaturas. Los datos también pueden sugerir un posible punto crítico, donde el tipo de cambio de transición es abrupta y de primer orden, es como un cruce ciontínuo de altas energias.Crédito: Brookhaven National Laboratory


En su comienzo, el universo temprano era una sopa a billones de grado de calor con partículas subatómicas que finalmente  se fueron enfriando transformándose en la materia tal como hoy la conocemos.
Este proceso se llama "congelación hacia fuera (freezing  out)". En los inicios del universo, fue una transición sin problemas. Pero un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Brookhaven ha descubierto recientemente que, en condiciones adecuadas, puede producirse de manera diferente.
La nueva investigación ofrece una valiosa  información sobre la fuerza nuclear fuerte, la cual representa el 99,9 por ciento de la masa de la materia visible en el mundo actual.
Los científicos han sabido por años que en el tiempo súper caliente de los inicios del universo, la materia era capaz de entrar y salir de su estado de sopa de partículas sin problemas, sin tener una línea divisoria clara entre las fases. (Piense cómo la miel almacenada en un refrigerador se ablanda y se licua una vez que se coloca sobre un mostrador, con un punto de fusión diferente.)
Pero después de los físicos nucleares en el experimento STAR (en la foto) en el Relativista Colisionador de Iones Pesados ​​o RHIC, marcadas por la temperatura y la marcha de cómo sube la densidad, observaron un signo revelador de una transición más como agua que se convierte en hielo, con dos distintas fases mediante una línea divisoria clara entre ellas. Anunciaron este resultado en un artículo que fue publicado en la revista Physical Review Letters.

El equipo de Brookhaven investigó la transición al chocar núcleos de oro unos con otros con la suficiente energía para crear plasma de quarks y gluones, la forma de la materia que se cree dominó los inicios del universo.
Los quarks son las partículas fundamentales que componen los protones y los neutrones. Normalmente existen unidos a otros quarks a través de la fuerza fuerte. En el caos del plasma de quarks y gluones, sin embargo, ellos se separan.
Los físicos crean colisiones en el RHIC, con una gama de diferentes energías con el fin de estudiar cómo son las transiciones de la materia normal y como salen de este estado.
A temperaturas más altas, alrededor de 4 billones de grados centígrados, la materia sigue el modelo de la miel. Pero a temperaturas más bajas y con una mayor concentración de los quarks, actuaba más como el agua.
En esas condiciones, existía una frontera más nítida entre la materia en un estado normal y la materia como plasma de quarks y gluones, lo que se llama una transición de fase de primer orden.


Crédito de la foto: Brookhaven National Laboratory

La característica definitoria de una transición de fase de primer orden es "calor latente," una gran cantidad de energía al entrar en o ser liberada como moléculas o partículas, se transforman de una fase a otra en combinaciones particulares según la temperatura y la densidad.
"Si piensas en una olla de agua sobre un quemador", dice el físico líder Jamie Dunlop, "la temperatura sube hasta que llegue al punto de ebullición, a 100 grados Celsius; a presión atmosférica normal, el agua líquida se quedará exactamente a esa temperatura, siempre y cuando no hay agua que vaya a hervir ".
A pesar de que la estufa sigue para añadiendo calor, la energía hace entrar en movimiento las moléculas de un líquido en un estado gaseoso hasta que todas las moléculas han pasado a través de la transición. En el caso de la materia en el RHIC, el cambio de fase de primer orden se muestra como una desaparición temporal de un determinado tipo de flujo de partículas.
Aunque esta transición es de fase de primer orden, a diferencia de lo sucedido en el universo durante el período de enfriamiento después del Big Bang, los científicos dicen estar más acerca de la fuerza que mantiene unidas las partes constituyentes de los átomos que componen nuestro mundo.
Una relacionada artículo fue publicado por el Laboratorio Nacional de Brookhaven.
Fuente: Symmetry Dimensiones de la Física de Partículas / Brookhaven National Laboratory


lunes, 21 de abril de 2014

RÁPIDO SEGUIMIENTO DE PARTÍCULAS EN EL “LHC”

Imagen: Crédito: Claudia Marcelloni, CERN

En el año 2015.  el Gran Colisionador de Hadrones [LHC en inglés]  será reiniciado con el doble de su energía anterior de colisión y una tasa mucho más alta de colisiones de partículas por segundo.
Los científicos han estado preparando sus detectores en espera de la  nueva avalancha de partículas. 
Como parte de esta preparación, un grupo que incluye a los físicos de los laboratorios y universidades en el área de Chicago, están diseñando un nuevo sistema que les permita examinar las colisiones en una forma más rápida nunca antes lograda.

Cuando el Gran Colisionador de Hadrones está en marcha, miles de millones de colisiones de partículas se producen cada segundo. De éstos, sólo unas pocas son del tipo de accesos directos que los científicos están buscando. Estas colisiones de alto impacto convierten grandes cantidades de pura energía en masa, produciendo temporalmente nuevas partículas, como el Bosón de Higgs, permitiendo a los físicos estudiarlas.

Para separar estos raros e interesantes eventos de los miles de millones de colisiones menos emocionantes, los científicos tienden a crear sistemas de procesamiento complejas llamados sistemas desencadenantes. Estos son sistemas de activación que buscan las colisiones más interesantes y las registran para su posterior análisis. Actualmente, una colaboración internacional de científicos adjuntos al experimento ATLAS, están creando una actualización única para su sistema de disparo llamado Fast Tracker, que va a revolucionar la forma en que se clasifican los eventos de colisión. Actualmente, los científicos del Fermilab, Argonne, la Universidad de Illinois y la Universidad de Chicago son los que  fabrican y prueban los prototipos de varias partes de los componentes del ATLAS Fast Tracker.

El becario Postdoctoral John Alison de la Universidad de Chicago, empleó un sistema basado en la misma idea, que el Fast Tracker, el cual funcionó entre 1985 y 2011. Sin embargo, gracias a los avances de la tecnología durante las últimas dos décadas, el nuevo sistema de  ATLAS es aproximadamente 10.000 veces más potente.
Alison dice este nuevo componente del sistema de disparo ayudará a que el detector ATLAS del LHC los maneje en forma actualizada. Incluso podría permitir a los científicos vean cosas que podrían haber pasado por alto durante su primera ejecución.
"En cierto sentido, si cambia el disparo en un experimento del colisionador, lo que realmente cambia es todo el experimento", dice Alison. "Al cambiar la forma en el sistema de disparo, este decide qué eventos son interesantes, y si vamos a ser capaces de hacer preguntas diferentes al buscar las cosas que podríamos haber sido ciegos anteriormente. La próxima carrera del LHC va a ser muy interesante".

“La mayor tasa de colisiones de partículas por segundo prevista para las próximas y futuras ejecuciones del LHC requieren un más potente y exigente sistema de disparo”. dice Yasuyuki Okumura, un becario postdoctoral en la Universidad de Chicago y Fermilab, "El mantenimiento de un disparador eficiente en un entorno de alta luminosidad es increíblemente difícil".
Okumura continúa: "La tecnología utilizada en el sistema ayudará a guiar futuros experimentos de Colisionador de Hadrones de altas energías."

El sistema de gatillo utilizado en el ATLAS durante la primera ejecución del LHC, permitió eliminar las colisiones sin interés en tres etapas. La primera etapa buscó partículas interesantes en el detector, como los muones de altas energías o fotones, o grandes grupos de energía en los calorímetros. Si un conjunto de colisiones aprobó esta primera etapa del sistema de disparo, entonces todos los datos de ese lote pasan al segundo disparo. El segundo y tercer desencadenante entonces corren una serie de algoritmos para reducir gradualmente los datos de aún más colisiones. El Fast Tracker será un paso intermedio entre la primera y la segunda desencadenante.
Al utilizar el procesamiento en forma paralela a una seria de chips del ordenador personalizado del diseño, el Fast Tracker  hará algo que nunca antes había sido posible hacer: Reconstruir simultáneamente las pistas de todas las partículas en todas las regiones del detector.

Alison  comenta: “Los  próximos trabajos del LHC podrían arrojar luz sobre algunas de las preguntas pendientes que dejan a nuestra mejor comprensión la naturaleza de la materia, el modelo estándar de la física de partículas; el verdadero interés en correr dos del LHC es lo desconocido; el Fast Tracker nos dará más flexibilidad para salvar las interesantes señales que todavía no saben que estamos interesados"
Fuente: Fermilab / SLAC / Symmetry (Sarah Charley) 21.04.2014

Temas relacionados:

sábado, 19 de abril de 2014

¿EN LA PUNTA DE UN ALFILER SE EQUILIBRA EL UNIVERSO?

Crédito de la imagen: Colin Harris, Flickr / Symmetry

Los científicos saben desde 1995 que la masa de la partícula fundamental más pesada, es la del quark-top*; pero las nuevas y más precisas mediciones ha traído  de vuelta la pregunta: ¿Por qué es tan grande? ¿Es  nuestro universo inherentemente inestable? Nadie está seguro, podría ser una señal de que algún factor, que todavía no entendemos, nos mantiene en equilibrio.
La masa del quark-top se debe a su interacción con el campo de Higgs, el cual es responsable del delicado equilibrio de masas que permiten a la materia existir en su forma sólida y estable que conocemos.

“El quark-top es la partícula conocida más pesada y habla más con el campo de Higgs”, dice el físico teórico del Fermilab Joe Lykken. Debido que el quark-top esta profundamente entrelazado con el Campos de Higgs, los físicos  lo utilizan como una sonda para examinar sus propiedades, como ser, su estabilidad en diferentes circunstancias. Pero cuando el científico conecta la masa medida con sus ecuaciones, basadas en todo lo que se sabe sobre el Modelo Estándar de la física de partículas, sucede algo muy extraño. “Cuando corremos las Ecuaciones del Modelo Estándar hasta las altas energías, hay una región donde el Campo de Higgs no debería allí estar”, comenta CMS, físico experimental y profesor de la Universidad de Rice Karl Ecklund, “No, el vacío, que normalmente se llena con el Campo de Higgs, podría tener una energía negativa”.

Si es correcta esta predicción,  el Campo de Higgs se equilibraría precariamente en su estado actual y podría, en cualquier momento, derrocar a otro, uno más estable. Así, cualquier cambio en el Campo de Higgs tendría desastrosas consecuencias para nosotros, Lykken dice: “Las condiciones para la vida están delicadamente relacionadas con la masa de  las partículas elementales que están relacionadas con el Campo de Higgs. La química y la vida no existiría si el Campo de Higgs cambiara, incluso, en una pequeña cantidad”.

Esta idea de un Universo  inestable, no es nueva, tuvo su resurgimiento en 2013 tras el descubrimiento del Bosón en 2012. Ahora las nuevas medidas de precisión de la masa del quark-top en base a los datos obtenidos, tanto del Gran Colisionador de Hadrones en el CERN y el Tevatron en el Fermilab, han traído a los físicos más cerca de comprender si el universo se equilibra precariamente entre dos abismos del eterno caos.
Según Ecklund, es demasiado pronto para decirlo. “La masa del quark-top está justo en esta región donde la vida útil estimada del universo está muy cerca de su edad actual, lo que hace que estemos muy incómodos”, dice, “Pero si se mueve la masa de arriba hacia abajo y la masa del Higgs, aún dentro de la incertidumbre experimental, este problema desaparece por completo”.

Aunque el Campo de Higgs es inestable, sin embargo, podría ser que existan partículas y fuerzas adicionales que lo mantendrían constante, comenta Ecklund. “Tal vez no sea mala si se trata de que nos encontramos en este rango de inestabilidad, ya que podría apuntar a una nueva física que aún no conocemos”. Ecklund espera que en las próximas carreras del LHC ayuden a arrojar luz sobre este problema, dando a los científicos una medición más precisa del quark-top.
Y sigue Ecklund: “Espero que podamos reducir la incertidumbre experimental en un medio para la marcha de dos carreras del LHC, y luego nuevamente a la mitad para el final de la primera carrera de alta luminosidad del LHC. Solo entonces podremos empezar a obtener una suficiente buena medición y poder decirlo de una manera u otra”.

Fuente: Dimensiones de la Física de Partículas-Symmetry (Sarah Charley) / Fermilab / SLAC 18.abril.2014

* El quark-top o quark-cima, en español, es una partícula elemental que pertenece a la tercera generación de Quarks

“NESSI” PRONTO PODRÁ ESTUDIAR EXOPLANETAS DESDE LA TIERRA

Imagen de NESSI- Crédito: New Mexico Tech
En la entrada anterior, el tema presentado fue el planeta Kepler-186f, el cual tiene un tamaño semejante a la Tierra y está ubicado en la zona  habitable del sistema de la estrella Kepler-186 en la Constelación del Cisne.
Relacionado en forma directa con los exoplanetas, tenemos ahora a NESSI (New Exoplanet Spectroscopic Survey Instrument), un telescopio de 2,4 metros del Observatorio Magdalena Ridge ubicado en el Condado de Socorro, Nuevo México que está a cargo del Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México.
NESSI es uno de los primeros instrumentos ubicado en tierra diseñado específicamente para estudiar las atmósferas de los exoplanetas que transitan o eclipsan sus estrellas, observándolos directamente desde la Tierra. La técnica utilizada es la llamada espectroscopia de tránsito, que permite observar a un planeta cuando pasa por delante de, luego detrás de, su estrella madre. El instrumento, llamado espectrómetro, rompe la luz de la estrella y el planeta, y en última instancia, la exposición de los productos químicos que componen la atmósfera del planeta. La técnica es un reto porque la señal de la atmósfera de un planeta representa sólo una parte en 1000 de la luz de la estrella. Es como buscar una luciérnaga en un reflector.
Para solucionar el problema de difuminación atmosférica de la Tierra, el instrumento NESSI tiene un relativo  amplio campo de visión, que abarca una zona del cielo alrededor de la mitad del tamaño de la luna llena. Esto le permite ubicar a dos o más estrellas al mismo tiempo - tanto a la estrella que está examinando alrededor de los círculos del planeta de destino, como de otras estrellas de control; en especial, cuando la atmósfera se mueve durante una observación, que afecta a las estrellas de manera similar. Esto permite a los investigadores aislar y eliminar las distorsiones de desenfoque.
Pronto NESSI  podrá darse su primer "gusto" de examinar exoplanetas, ayudando a los astrónomos a descifrar su composición química.  NESSI consiguió su primera mirada al cielo el 3 de abril de 2014. Se veía a Pollux, una estrella en la constelación de Géminis, y Arturo, en la constelación del Boyero, confirmando todos los modos en que está trabajando. "Después de cinco años de desarrollo, es realmente emocionante encender nuestro instrumento y ver su primera luz", dijo Michele Creech-Eakman, investigador principal del proyecto en el Instituto de Nuevo México de Minería y Tecnología en Socorro, NM "Los cazadores de planetas han descubierto miles de exoplanetas, pero ¿qué sabemos de ellos? NESSI ayudará a saber más acerca de sus atmósferas y composiciones”.
NESSI se centrará en unos 100 exoplanetas, que van desde las versiones masivas de la Tierra, llamados súper-Tierras, a los abrasadores gigantes gaseosos conocidos como "Júpiter calientes". Todos los objetivos que estudiará el instrumento orbitan cerca de sus estrellas. Los Telescopios Espaciales del futuro utilizarán una tecnología similar a las sondas que estudian a los planetas más parecidos a la Tierra, buscando signos de ambientes habitables e incluso la vida misma.
NESSI podrá ver en una amplia gama de longitudes de onda en la región del infrarrojo cercano del espectro de luz. "Podemos investigar varias firmas de moléculas, todo al mismo tiempo, una característica especial de NESSI", dijo Mark Swain, un astrónomo del proyecto NESSI del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. El instrumento incluye un termo criogénico que permite mantenerlo súper enfriado con nitrógeno líquido; lo cual es una importante factor para  los telescopios infrarrojos los cuales son extremadamente sensibles al calor.
Los Telescopios Espaciales Spitzer y Hubble de la NASA, aunque cuando no están diseñado para el estudio de exoplanetas, han utilizado el mismo método desde el espacio paran la recopilación de datos sobre los mundos distantes, debido que el espacio está por encima de la confusión y de atenuación derivados de los efectos de la atmósfera de la Tierra. Pero los estudios efectuados desde la tierra tienen sus ventajas, ellos pueden ser desarrollados a menores costos permitiendo a los investigadores actualizar los instrumentos con mayor facilidad.
Diez estudiantes participaron con NESSI "Estamos viendo la próxima generación de cientificos e ingenieros mexicanos sobre exoplanetas", dijo Creech Eakman "Quien sabe que podrán ver cuando sean mayores, tal vez, la atmósfera potencialmente habitable de algunos mundos".
Se esperan que las primeras observaciones de NESSI  de exoplanetas comiencen en el verano de 2014.

Fuente: JPL-Caltech 17.abril.2014

TELESCOPIO KEPLER DESCUBRE EL PRIMER PLANETA DEL TAMAÑO DE LA TIERRA EN LA ZONA HABITABLE DE UNA ESTRELLA MÁS FRÍA.

Imagen: Diagrama que compara los planetas de nuestro Sistema Solar interior, con el Siste Kepler-186, un siste de estrella con 5 planetas ubicado a unos 500 años luz de la Tierra en la Constelación del Cisne. Crédito: Instituto Ames /SETI de la NASA / JPL-Caltech

Mediante el uso del Telescopio Espacial Kepler de la NASA, los astrónomos han descubierto el primer planeta del tamaño de la Tierra, orbitando en la zona habitable de una estrella del tamaño de nuestro planeta. La distancia en que se encuentra, permite considerar que pueda tener agua líquida en su superficie. El descubrimiento del exoplanetas Kepler 186f confirma la factibilidad de la existencia de planetas en la zona habitable de estrellas distintas a nuestro Sol.
Los planetas que han sido encontrados en la zona habitable de un sistema extra solar, son aproximadamente un 40% más grande que la Tierra, por lo cual, Kepler 186f es un  reto por ser el objeto más semejante a la Tierra encontrado a la fecha.
Paul Herzt Director de la División de astrofísica de la NASA en la sede de la agencia en Washington, ha comentado: “El descubrimiento de Kepler 186f es un significativo paso en la búsqueda de mundos semejantes a nuestro Planeta Tierra; las misiones futuras de la NASA, como ser el seguimiento de exoplanetas  mediante satélites en tránsito y del Telescpio Espacial James Webb, descubrirán exoplanetas rocosos cercanos permitiendo determinar su composición y las condiciones atmosféricas; la humanidad seguirá en su búsqueda hasta encontrar mundos realmente similares a la Tierra”.
Aun cuando el tamaño del planeta identificado Kepler 186f es conocido, su masa y composición no lo son. Si embargo, la identificación efectuada anteriormente, esta sugiriendo que por su tamaño, existe la  probabilidad de que sea rocoso.

“Sabemos sólo de un planeta donde existe vida, la Tierra, y cuando buscamos fuera de nuestro Sistema Solar, nos centramos en la búsqueda de planetas con características similares a la de la Tierra , ha dicho Elisa Quintana, ciantifica investigadora del Instituto SETI de la NASA del Ames Research Center en Monffet Field, California y autora principal del artículo publicado en la Revista Science, “Encontrar un planeta en la faja habitable comparable a la Tierra por su tamaño, es un gran paso hacia delante”.
El Planeta Kepler-186f reside en el Sistema Kepler-186, a unos 50 años luz de la Tierra, en la Constelación del Cisne; el sistema es también el hogar de 4 planetas que lo acompañan y que orbitan una estrella de tamaño y masa media al de nuestro Sol.
La estrella se ha clasificado como una estrella enana M, o enana Roja, clase estrellas que constituyen el 70% de las estrellas  que contiene nuestra Galaxia La Vía Láctea.
“Enanas tipo M son las estrellas más numerosas”, dijo Quintana. “Las primera señales de otras formas de vida en la Galaxia, bien pueden provenir de planetas que orbitan alrededor de una enana M”.


  Concepto artístico del planeta Kepler-186f. Ctédito: Instituto Ames/SETI de la NASA /JPL-Caltech

Kepler-186f orbita su estrella una vez cada 130 días y recibe un tercio de la energía de su estrella en relación a la energía que la Tierra recibe del Sol, situándolo más cerca del bordse exterior de la zona habitable. En la superficie de Kepler-186f, el brillo de su estrella a pleno medio día es tan brillante como el brillo  que vemos al atardecer de nuestro Sol.
“El estar en la zona habitable, no significa reconocer a este planeta como habitable. La temperatura en el planeta depende en gran medida del tipo de atmósfera que tiene el planeta”, ha dicho Thomas Barclay, investigador científico  del Instituto de Investigación Ambiental del Aérea de la Bahía en Ames y co-autor del artículos “Kepler-186f puede ser pensado como una prima de la Tierra en lugar de un gemelo de la Tierra, tiene muchas propiedades que se asemejan a la Tierra”.

Los 4 planetas que acompañan a Kepler-186,  Kepler-186b, Kepler-186c, Kepler 186-d y Kepler 186-e orbitan alrededor de su Sol cada 4, 7, 13 y 22 días respectivamente, haciéndolos demasiado calientes para general vida tal como la conocemos; estos 4 planetas interiores miden todos menos de 1,5 veces el tamaño de la Tierra.
Los siguientes pasos en la búsqueda de vida extraterrestre, incluye buscar verdaderos planetas gemelos de la Tierra; planetas de su tamaño y que estén orbitando dentro de la zona habitable de una estrella similar a nuestro Sol con una medición de su composición química similar.
El Telescopio Espacial Kepler, mide simultáneamente y en forma continua, el brillo de más de 150.000 estrellas y es la primera Misión de la NASA capaz de detectar planetas del tamaño terrestre orbitando alrededor de estrellas semejantes a nuestro Sol.
El trabajo investigativo se encuentra publicado en la Revista Science del 18 de abril de 2014- COI:10.112/ science 1249403.
Fuente: JPL-Caltech 17.abril.2014

Leer más, aquí.

miércoles, 16 de abril de 2014

DESPUÉS DE UNA VOTACIÓN PÚBLICA LA "UAI" ACEPTA LOS NOMBRES PARA LAS DOS NUEVAS LUNAS DEL PLANETA ENANO "PLUTÓN"

La Unión Astronómica Internacional (IAU) anuncia que los nombres de Kerberos y Styx han sido oficialmente reconocidos  como la  cuarta y quinta lunas de Plutón,  descubiertas en 2011 y 2012. Los nombres fueron presentados a la IAU por el líder del equipo responsable para el descubrimiento, que había pedido la ayuda del público en general en un concurso abierto que atrajo a un gran número de participantes.Crédito:UAI
La UAI tiene el placer de anunciar que hoy se ha reconocido oficialmente los nombres de Kerberos y Styx para la cuarta y quinta lunas de Plutón, respectivamente (antes conocido como P4 y P5). Estos nombres fueron respaldados por los votantes en un concurso popular celebrado recientemente, cuyo objetivo fue  permitir al público sugerir nombres para las dos lunas recientemente descubiertas del más famoso planeta enano del Sistema Solar.
Las nuevas lunas fueron descubiertas en 2011 y 2012, durante las observaciones del sistema Plutón hecho con el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / Agencia Espacial Wide Field Camera 3, aumentaron así el número de lunas conocidas de Plutón a cinco.
Kerberos se encuentra entre las órbitas de Nix e Hydra, dos lunas más grandes descubiertas por el Hubble en 2005, y Styx se encuentra entre Caronte, la luna más interior y más grande, y Nix. Ambas tienen órbitas circulares y se asume que están en el plano de los demás satélites en el sistema.  Kerberos tiene un diámetro estimado de 13 a 34 kilómetros, Styx se piensa que es de forma irregular y tiene entre 10 a 25 kilómetros de diámetro.
La UAI actúa como árbitro del proceso de nombramiento de los cuerpos celestes, y está asesorada y apoyada por los astrónomos que trabajan en diferentes campos. El descubrimiento de los objetos astronómicos reciben designaciones de catálogo inequívocas y oficiales. Cuando se asignan nombres comunes, las normas de la IAU aseguran de que los nombres permiten conocerlos a través de diferentes lenguas y culturas con lo cual permiten apoyar la investigación en una colaboración a nivel mundial evitando así las confusiones.
Tras el descubrimiento, el líder del equipo de investigación, Mark Showalter (SETI Institute), decidió convocar a una votación pública para sugerir nombres para los dos objetos. Para ser consistente con los nombres de los otros satélites de Plutón, los nombres tenían que ser recogidos de la mitología clásica, en particular con referencia al mundo subterráneo - el reino donde las almas de los difuntos van en la otra vida. 
El concurso concluyó con los nombres propuestos Vulcan, Cerberus y Styx ocupando el primer, segundo y tercer lugar respectivamente. Showalter presentó Vulcan y Cerberus a la UAI en el que el Grupo de Trabajo para la Nomenclatura del Sistema Planetario (WGPSN ) y el Comité de Nomenclatura de Pequeños Cuerpos ( WGSBN ) discutieron los nombres para su aprobación.
Sin embargo, el nombre de Vulcano ya había sido usado por un hipotético planeta, que no se encontró, entre Mercurio y el Sol; este planeta existe pero el término "vulcanoid" permanece unido a cualquier asteroide existente dentro de la órbita de Mercurio, y el nombre de Vulcano no podía aceptarse para uno de los satélites de Plutón (también, Vulcan no encaja en el esquema del submundo mitológico). En cambio, el tercer nombre más popular fue elegido - Styx, el nombre de la diosa que gobernó sobre el río subterráneo, también llamado Styx.
Después de una deliberación final, el Grupo de Trabajo de la UAI de Nomenclaturas del Sistema Planetario y el Comité de la UAI sobre Nomenclaturas de Pequeños Cuerpos, encargado de nombrar a los planetas enanos y sus sistemas, acordó cambiar Cerberus para Kerberos - el deletreo griego de la palabra, para evitar confusiones con un asteroide llamado 1865 Cerberus. Según la mitología, Cerberus - o Kerberos en griego - era un perro de múltiples cabezas que custodiaba la entrada al inframundo.
La IAU de todo corazón da  la bienvenida a los intereses del público en descubrimientos recientes, y sigue haciendo hincapié en la importancia de contar con un procedimiento de asignación de nombres unificado siguiendo ciertas reglas, como la participación de la IAU lo antes posible, y hacer que el proceso abierto y libre sea para todos. Leer más sobre la denominación de los objetos astronómicos aquí . El proceso de la posibilidad de dar nombres públicos de exoplanetas (ver iau1301 ), y más en general aún a los planetas por descubrir del Sistema Solar y de satélites planetarios, lo que se encuentra actualmente en revisión por la nueva nomenclatura del Comité Ejecutivo de la UAI Task Group Público de Planetas y Satélites Planetarios.

Fuente: IUA 1303 Comunicado de Prensa

UNA REGIÓN DE FORMACIÓN ESTELAR


Este mapa muestra la ubicación de un objeto formado por una nube de hidrógeno y estrellas recién nacidas llamado Gum 41, en la gran Constelación austral de Centauro. La mayor parte de las estrellas que vemos en el mapa pueden distinguirse a ojo en una noche oscura y la ubicación de la propia nebulosa se marca con un círculo rojo. Este objeto forma parte de otro aún mayor: la Nebulosa Lambda Centauri. Gum 41 es muy débil y se descubrió en imágenes fotográficas a mediados del siglo XX.. Crédito: ESO / IAU  and Sky & Telescope

Esta zona del cielo austral, en la Constelación del Centauro, alberga numerosas nebulosas brillantes, cada una de ellas asociada a estrellas calientes recién nacidas formadas a partir de nubes de hidrógeno. La intensa radiación de las estrellas recién nacidas excita los restos de hidrógeno del entorno, haciendo que el gas brille en tonos rojizos, típicos de zonas de formación estelar.
Otro famoso ejemplo de este fenómeno es la Nebulosa de la Laguna (eso0936), una enorme nube que refulge en tonos escarlata muy similares.
La nebulosa de esta imagen se encuentra a unos 7.300 años luz de la Tierra. El astrónomo australiano Colin Gum la descubrió analizando fotografías tomadas desde el Observatorio de Monte Stromlo, cerca de Canberra, y la incluyó en su catálogo de 84 nebulosas de emisión, publicado en 1955. Gum falleció en Suiza en 1960, con tan sólo 36 años, en un trágico accidente de esquí.


Esta nueva imagen, obtenida desde el Observatorio La Silla de ESO, en Chile, nos muestra una nube de hidrógeno llamada Gum 41. En el centro de esta poco conocida nebulosa vemos cómo las estrellas jóvenes calientes lanzan su energética radiación, haciendo que el hidrógeno de su entorno brille con esa característica tonalidad rojiza.Crédito: ESO
Gum 41 es, en realidad, una pequeña parte de una estructura mayor llamada Nebulosa de Lambda Centauri, también conocida con el exótico nombre de Nebulosa del Pollo Corredor (esta otra nebulosa fue el tema abordado en la nota de eso1135).
En esta imagen de Gum 41, las nubes parecen ser bastante gruesas y brillantes, pero es una apariencia engañosa. Si un hipotético viajero humano pudiese llegar hasta esta nebulosa y atravesarla, es muy probable que no la percibiera — incluso en espacios reducidos — porque es demasiado débil para que el ojo humano pueda detectarla. Esto ayuda a explicar por qué este enorme objeto ha tenido que esperar hasta mediados del siglo XX para ser descubierto: su luz se expande débilmente y el resplandor rojizo no puede detectarse adecuadamente en el rango óptico.
Este nuevo retrato de GUM 41 - probablemente es uno de los mejores hasta ahora realizados de un objeto exclusivo - fue creado utilizando datos obtenidos por el instrumento WFI (Wide Field Imagen) instalado en el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros, ubicado en el Observatorio La Silla, en Chile. Es una combinación de imágenes tomadas con filtro azul,verde y rojo; mezclados a su vez con una imagen  tomada utilizando un filtro especial, diseñado para captar el brillo rojizo del hidrógeno.
Fuente: ESO 1413es 16.04.2014