jueves, 22 de febrero de 2018

EL CAMPO MAGNÉTICO DE LA TIERRA ESTA LLAMANDO COMO UNA CAMPANA



Hoy, 22 de febrero, una corriente de viento solar de alta velocidad paso justo al sur de la Tierra, haciendo cual pastoreo, contacto con el campo magnético de nuestro planeta. 
Esto está causando que ocurra algo inusual. Alrededor de los polos, el campo magnético de la Tierra ha estado sonando como una campana. 

Rob Stammes grabó el fenómeno desde su observatorio magnético en Lofoton, Noruega. "Esta mañana, el campo magnético alrededor de nuestro observatorio (medido por las corrientes de la tierra) retrocedía un cuarto con un período de 100 segundos", dice Stammes. "La oscilación fue muy estable  y se prolongó durante más de una hora".

Esta situación es bastante diferente de lo que normalmente ocurre cuando una corriente de viento solar golpea el campo magnético de la Tierra. Aquí hay un ejemplo de las grabaciones de Stammes durante una tormenta geomagnética regular. Comparado con la cacofonía de una tormenta normal, el evento de esta mañana fue un dulce tono puro.

Los investigadores llaman a estas oscilaciones de frecuencia ultrabaja pura pulsaciones continuas " (Pc). Las ondas Pc tienen una influencia energizante sobre las partículas en la magnetosfera interna de la Tierra porque resuenan con el movimiento natural de las partículas alrededor del campo geomagnético. Esto, a su vez, puede sobrecargar la aurora boreal.
Parte de la energía inyectada por las ondas de PC se está observando en este momento en Suecia. "¡Las auroras se están volviendo locas!" informa Chad Blakley de Lights sobre Laponia , que rugió en su moto de nieve para fotografiar la pantalla.


"¡Las luces eran tan impresionantes que olvidé que solo estaba usando jeans antes de salir! Pude haber estado afuera a -25 grados, pero valió estar 15 minutos en el frío para ver una pantalla que nunca olvidaré", dice Blakley.
El efecto de esta corriente de viento solar se puede compararse con una persona que sopla en la parte superior de una botella de refresco, la respiración produce una forma de onda casi monocromática. "Esto es bastante raro", dice Stammes. "Las señales continuas pulsantes como estas son visibles solo 2 o 3 veces al año". Estar atentos en las próximas horas para más "auroras que suenan" .
Fuente: SpaceWeather 22. febrero.2018
Traducción libre de Soca

miércoles, 21 de febrero de 2018

EFECTO DE LOS FÁRMACOS ANTIHIPERTENSIVOS Y EL MECANISMO DE LA HIPERTENSIÓN EN RATONES KNOCKOUT ATP2B1 ESPECÍFICOS DE CÉLULAS DEL MÚSCULO LISO VASCULAR

Figura 1 de 5

ATP2B1 es un gen asociado con la hipertensión.

Anteriormente se informo que los ratones que carecían de ATP2B1 en células de músculo liso vascular (ratones VSMC ATP2B1 KO) exhibían presión arterial alta y concentración de calcio intracelular aumentada. 

El presente estudio fue diseñado para investigar si la falta del gen ATP2B1causa una respuesta más alta a los bloqueadores del canal de calcio (CCB) que a otros tipos de fármacos antihipertensivos.

Tanto a VSMC ATP2B1 KO como a ratones control se les administraron fármacos antihipertensivos mientras se monitorizaban los cambios en la presión sanguínea. También examinamos la asociación de la actividad de óxido nítrico sintasa (NOS) en esos ratones para investigar si existía otro mecanismo de hipertensión.

CMLV ATP2B1 Los ratones KO exhibieron efectos antihipertensivos significativamente mayores con una sola inyección de nicardipina, pero los efectos de un bloqueador del receptor de angiotensina II (BRA), un bloqueador α y amlodipina en la presión sanguínea fueron todos similares a los ratones de control. Sin embargo, el tratamiento a largo plazo con amlodipina, pero no un ARB, disminuyó significativamente la presión sanguínea de los ratones KO en comparación con los ratones de control. 

Tanto los niveles de expresión de ARNm como de proteína del canal de calcio de tipo L se incrementaron significativamente en KO CMLV. No hubo alteraciones en la expresión de la proteína NOS neuronal de VSMC o en la producción de NO urinario entre los dos grupos. CMLV ATP2B1
Los ratones KO tuvieron una mayor respuesta a los BCC para los efectos reductores de la presión arterial que otros medicamentos antihipertensivos.

 Estos resultados significan que el aumento de la concentración de calcio intracelular en CMLV debido a la falta de ATP2B1 y la posterior activación de los canales de calcio de tipo L afecta principalmente la presión arterial y sugiere una mayor susceptibilidad a CCB en este tipo de hipertensión.

La investigación liderada por Yuki Okuyama, Nobuhito Hirawa, Megumi Fujita et al., se encuentra bajo el título “The effects of anti-hypertensive drugs and the mechanism of hypertension in vascular smooth musele cell-specifie ATP2B1 knockout mice” en Hypertension Research volumen 41 páginas 80-87 (2018) DOI: 10.1038 / hr 2017.92
Fuente del Resumen: Hypertension Research febrero 2018

martes, 20 de febrero de 2018

NUEVO ESTUDIO ACERCA LA PERDIDA DEL HIELO ANTÁRTICO A UN ENFOQUE MÁS NÍTIDO


El flujo de hielo antártico, derivado del rastreo de características de las imágenes de Landsat. Crédito: NASA Earth Observatory 

Un estudio de la NASA basado en una técnica innovadora para analizar torrentes de datos del satélite, proporciona la imagen más clara de los cambios en el flujo de hielo antártico en el océano. Los hallazgos confirman la aceleración de las pérdidas de hielo de la Capa de Hielo en  Antártica Occidental y revelan tasas de flujo sorprendentemente estables desde su vecino mucho más grande, hacia el este.
La técnica de visión artificial permitió procesar datos de cientos de miles de imágenes logradas por el satélite Landsat del Servicio Geológico de la NASA y los EE. UU., para producir una imagen de alta precisión de los cambios en el movimiento de la capa de hielo.
El nuevo trabajo proporciona una línea de base para la medición futura de los cambios en el hielo antártico y se puede utilizar para validar modelos numéricos de capas de hielo que son necesarios para realizar proyecciones del nivel del mar. También abre la puerta a un procesamiento más rápido de grandes cantidades de datos.
"Estamos entrando en una nueva era", dijo el autor principal del estudio, el investigador criosférico Alex Gardner del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. "Cuando comencé a trabajar en este proyecto hace tres años, había un solo mapa del flujo de la capa de hielo que se realizó con los datos recopilados durante 10 años, y fue revolucionario cuando se publicó en 2011. Ahora podemos mapear el flujo de hielo casi todo el continente, todos los años. Con estos nuevos datos, podemos comenzar a desentrañar los mecanismos por los cuales el flujo de hielo se acelera o se desacelera en respuesta a las cambiantes condiciones ambientales".
El enfoque innovador de Gardner y su equipo internacional de científicos confirma en gran medida los hallazgos anteriores, aunque con algunos giros inesperados.
Entre los más importantes: Una aceleración del flujo de glaciares antes no medido en la plataforma de hielo Getz de la Antártida, en la parte suroeste del continente, probablemente como resultado del adelgazamiento de la plataforma de hielo.
Acelerando en el oeste, flujo constante en el este
La investigación, publicada en la revista "The Cryosphere", también identificó la aceleración más rápida de los glaciares antárticos durante el período de estudio de siete años.
Los glaciares que alimentan la bahía de Marguerite, en la Península Antártica occidental, aumentaron su tasa de flujo de 1.300 a 2.600 pies (400 a 800 metros) por año, probablemente en respuesta al calentamiento oceánico.
Sin embargo, quizás el mayor descubrimiento del equipo de investigación fue el flujo constante de la capa de hielo de la Antártida oriental. Durante el período de estudio, de 2008 a 2015, la hoja no tuvo cambios en su tasa de descarga de hielo: el flujo de hielo hacia el océano. Mientras que la investigación anterior infirió un alto nivel de estabilidad para la capa de hielo basado en mediciones de volumen y cambios gravitacionales, la falta de cualquier cambio significativo en la descarga de hielo nunca se midió directamente.
El estudio también confirmó que el flujo de los glaciares Thwaites y Pine Island de la Antártida Occidental hacia el océano, continúa acelerándose, aunque la velocidad de aceleración se está desacelerando. En total, el estudio encontró una descarga total de hielo para el continente antártico de 1.929 gigatoneladas por año en 2015, con una incertidumbre de más o menos 40 gigatoneladas. Eso representa un aumento de 36 gigatoneladas por año, más o menos 15, desde 2008. Una gigatonelada son mil millones de toneladas.
El estudio encontró que el flujo de hielo desde la Antártida Occidental - el sector del Mar de Amundsen, la plataforma de hielo Getz y la bahía Marguerite en la Península Antártica occidental - representó el 89 por ciento del aumento.
Visión por computador
El equipo de científicos desarrolló un software que procesó cientos de miles de pares de imágenes del movimiento de los glaciares antárticos desde los Landsats 7 y 8, capturados de 2013 a 2015.
Estos fueron comparados con mediciones anteriores de radar de satélite de flujo de hielo para revelar cambios desde 2008.
"Estamos aplicando técnicas de visión por computadora que nos permiten buscar rápidamente características de coincidencia entre dos imágenes, revelando patrones complejos de movimiento de la superficie", dijo Gardner.
En lugar de que los investigadores comparen conjuntos pequeños de imágenes de muy alta calidad de una región limitada para buscar cambios sutiles, la novedad del nuevo software es que puede rastrear características en cientos de miles de imágenes por año, incluso las de calidad variable o oscurecido por las nubes, sobre un continente entero. "Ahora podemos generar automáticamente mapas de flujo de hielo anualmente, todo un año, para ver qué está haciendo todo el continente", dijo Gardner.
La nueva línea base antártica debería ayudar a los modeladores de capas de hielo a estimar mejor la contribución del continente al aumento futuro del nivel del mar. "Podremos utilizar esta información para dirigir campañas de campo y comprender los procesos que causan estos cambios", dijo Gardner. "Durante la próxima década, todo esto conducirá a una mejora rápida en nuestro conocimiento de cómo las capas de hielo responden a los cambios en las condiciones atmosféricas y oceánicas, conocimiento que finalmente ayudará a informar las proyecciones del cambio en el nivel del mar".
Fuente: JPL-Caltech / NASA 20. febrero.2018
Traducción libre de Soca

METÁSTASIS DEL CÁNCER PUESTA BAJO EL MICROSCOPIO



El proceso de metástasis, en el que las células cancerosas migran a órganos distantes de la región del tumor primario, es el evento patológico clave responsable del 90% de todas las muertes relacionadas con el cáncer.
Los primeros pasos críticos de la cascada metastásica de eventos, a saber, la invasión y la intravasación, implican muchos procesos biológicos complejos. Estos procesos requieren una mejor comprensión para desarrollar terapias dirigidas avanzadas. Desafortunadamente, los métodos convencionales para estudiar estos procesos, como los modelos animales, por ejemplo, a menudo no logran aislar el elemento de proceso estudiado específico debido a la abundancia de cizallamiento de eventos que ocurren en paralelo y factores participantes.
Las tecnologías microfluídicas ofrecen métodos para diseccionar estos procesos al imitar el microambiente de las células cancerígenas. Estas tecnologías permiten organizar las células en 3D para crear tumores en miniatura en un chip que realmente pueden recapitular el microambiente tumoral y abordar las limitaciones de los modelos animales actuales y los ensayos convencionales.
Este dispositivo es capaz de observar simultáneamente la formación de la red vascular y la invasión e intravasación de las células de cáncer de mama.
Los autores demuestran que la presencia de la vasculatura espontáneamente formada aumentó drásticamente la invasión del cáncer metastásico desde la región del tumor primario a la capa de estroma adyacente. En particular, las células cancerígenas podrían visualizarse ingresando en la vasculatura, lo que permitiría futuros estudios en profundidad de las interacciones tumorales y vasculares.
Además, mostraron que las células cancerosas tenían un diámetro significativamente reducido y también una mayor permeabilidad de los vasos, lo que demuestra una patología consistente con estudios previos en animales. Lo más importante es que los científicos han identificado las principales moléculas de señalización dentro de su plataforma de microfluidos que podrían gobernar la invasión del cáncer en presencia de las redes vasculares.
La investigación futura de estas señales de señalización involucradas en la metástasis mediante el uso del dispositivo microfluídico proporcionará información única sobre los eventos biológicos críticos que rigen estos procesos traicioneros, al tiempo que allanará el camino para el descubrimiento de una terapéutica eficaz contra el cáncer.
Fuente: Advance Science News – Diagnostico y Prevención de enfermedades – Ekaterine Perets 13. febrero.2018
Traducción libre de Soca

CÉLULAS SINTÉTICAS GANAN LA MANO SUPERIOR CONTRA EL CÁNCER


La perspectiva de que las células artificiales reemplacen las células que funcionan mal dentro del cuerpo humano es una gran promesa para impulsar el campo médico en el futuro, y es una análoga a la transformación tecnológica de caminar o caballos y carruajes a automóviles y aviones.
Estas células sintéticas pueden usarse potencialmente para la producción in situ de varios compuestos necesarios para el cuerpo sano, como la insulina, así como el mal funcionamiento o las proteínas no existentes, que pueden combatir algunas de las enfermedades más devastadoras conocidas por los seres humanos. Las células sintéticas son por lo tanto los sistemas de entrega dirigidos del estado de la técnica.
En su artículo publicado en Advanced Healthcare Materials, científicos de Israel desarrollaron células sintéticas que funcionan como sistemas autónomos para producir una proteína anticancerígena dentro del cuerpo .
Para formar células sintéticas, se incorpora una matriz de máquinas moleculares a escala nanométricas en las vesículas de ingeniería, lo que les otorga la capacidad de transcribir un código de ADN artificial en ARN, y posteriormente traducir el ARN en proteínas funcionales. Una vez colocados en condiciones fisiológicas artificiales o implantados en tejido, las partículas se activaron y comenzaron a producir proteínas de forma autónoma. La membrana, que rodea las células sintéticas, está diseñada para permitir que los aminoácidos y nutrientes crucen libremente, asegurando un suministro constante de moléculas que "potencian" las máquinas dentro de las células sintéticas.

De forma similar a las células naturales, que varían en tamaño y estructura dependiendo de su función biológica, las células sintéticas pueden variar desde el nanómetro hasta tamaños micrométricos. El proceso de producción autónoma de proteínas se capturó mediante microscopía fluorescente (ver video ); demostrando que el proceso continuó durante varias horas hasta que toda la célula sintética se llenó con la proteína recién sintetizada.
Para probar el potencial terapéutico, las partículas se codificaron para producir una proteína anticancerígena, después de ser implantadas en tumores de cáncer de mama
Como era de esperar, las partículas produjeron la droga biológica en los tumores, provocando la muerte celular masiva, con daño mínimo a los tejidos sanos circundantes. Las tecnologías alternativas pueden incluir terapias naturales basadas en células, que pueden provocar una función terapéutica dentro de un tejido. Sin embargo, a pesar de muchas ventajas, las células naturales siempre permanecerán limitadas dentro de los límites de las reglas biológicas. Las células sintéticas pueden exceder ciertas funciones naturales, como producir solo una proteína en grandes cantidades, o producir proteínas terapéuticas que son tóxicas para las células vivas.
La combinación de las disciplinas de la biología y la ingeniería para abordar las necesidades médicas no satisfechas hace que las células sintéticas sean plataformas terapéuticas atractivas. Además, las células sintéticas también permiten explorar los orígenes de la vida y comprender los requisitos mínimos para que exista vida celular. Las características versátiles de las células sintéticas permitirán adaptar los productos biológicos a las necesidades personalizadas de cada paciente.
Fuente : Advanced Science News 12.febrero.2018 – Boletín del 20.febrero.2018 - Biotecnología Terapéutica -  Ekaterina Perets

domingo, 18 de febrero de 2018

EN UN ANTIGUO VIRUS PODRÍA ESTAR EL ORÍGEN DE NUESTRA CONSCIENCIA


Imagen: geralt. Fuente: Pixabay.

En nuestro cerebro humano, tan desarrollado, existe una proteína llamada Arc que está involucrada en la cognición y en el almacenamiento de recuerdos en el largo plazo. Un equipo de científicos de la Universidad de Utah (en Estados Unidos) se ha dedicado a estudiarla, y ha descubierto que dicha proteína podría provenir de un arcaico virus. 

Los investigadores hallaron, más concretamente, que la Arc usa el mismo mecanismo que utilizan los virus para infectar las células de su organismo huésped: Almacena información genética en unas cápsulas denominadas “cápsides” y la envía, dentro de esas cápsulas, de unas células nerviosas a otras. 
De este modo, esta proteína posibilita la comunicación entre las células nerviosas lo que, a su vez, hace posible que tengamos algunas de nuestras capacidades cognitivas más importantes.

Resulta que los virus transmiten su información genética del mismo modo: Producen cápsides cargadas con ella para transmitirla de una célula a otra dentro de sus víctimas. 

Según informa la Universidad de Utah en un comunicado, el neurocientífico Jason Shepherd y su equipo constataron esta similitud en experimentos realizados con neuronas de ratones: Introdujeron cápsides similares a las de los virus, pero con material genético (ARN mensajero) de la proteína Arc, en neuronas de ratón aisladas en laboratorio. Comprobaron así que dichas cápsides transferían su carga genética a las células cerebrales. 

Implicaciones sorprendentes 
Las implicaciones de este hallazgo son bastante sorprendentes, pues sugieren que nuestras capacidades cognitivas más avanzadas podrían tener su origen en un evento evolutivo casual acaecido hace cientos de millones de años.
En aquel entonces, un virus muy especial habría atacado a las criaturas de cuatro extremidades que vagaban por la Tierra.

Se trataba de un ancestro de los retrovirus llamado retrotransposón, que insertó su material genético en el ADN de estos animales. Pasado el tiempo, el retrotransposón habría dado lugar a la proteína Arc que hoy conocemos de los mamíferos. 
Los investigadores creen que este proceso se dio más de una vez, pues Arc se encuentra en las moscas, y también en ellas actúa usando cápsides virales. En este caso, Arc transporta el ARN de las neuronas a los músculos para controlar el movimiento.

Pero en los seres humanos y otros mamíferos su papel es aún más importante, pues hace posible la comunicación entre los nervios de nuestro sistema nervioso y, en consecuencia, es esencial para el almacenamiento de información duradera en el cerebro y para varias formas de plasticidad sináptica.
De hecho, se sabe que esta proteína está implicada en trastornos del neurodesarrollo
En una investigación de 2013, se demostró que ratones sin la proteína Arc olvidaban cosas que habían aprendido apenas 24 horas antes, y tenían cerebros que carecían de plasticidad neuronal, es decir, de la capacidad de responder adaptativamente.

Cerebro, retrovirus y bacterias actuales 
No es la primera vez que se establece una relación entre nuestras capacidades cognitivas y algún virus del pasado remoto.
En 2015, otro estudio de la Universidad de Lund (en Suecia) también apuntó al efecto de un virus de hace millones de años sobre nuestro cerebro.
En aquel caso, se habló de los llamados retrovirus endógenos, que son aquellos cuyo ADN se ha incorporado al ADN de nuestras células a lo largo de la evolución. Al parecer, estos retrovirus habrían tenido un papel importante en el desarrollo de las redes complejas que caracterizan nuestro cerebro y, en consecuencia, en sus funciones más avanzadas.

No menos curioso sería el efecto de otros microorganismos, las bacterias actuales, en nuestro cerebro. Se sabe que algunas de las que albergamos en el intestino – componentes de lo que se conoce como “flora o microbiota intestinal” - también tienen efectos sobre nuestra composición cerebral y, en consecuencia, sobre nuestros procesos mentales. 

Por ejemplo, se ha comprobado que las personas con una flora intestinal dominada por Bacteroides tienen una materia gris más densa en el córtex frontal y las regiones insulares, que son las zonas del cerebro especializadas en el tratamiento de informaciones complejas. También pueden tener un hipocampo, la zona cerebral implicada en la memoria, más voluminoso. 

Asimismo, un estudio del año 2011, realizado por científicos del Instituto Karolinska, del Instituto del Cerebro de Estocolmo y del Instituto del Genoma de Singapur, reveló que la colonización de los intestinos por microbios en la primera infancia resulta fundamental para un desarrollo cerebral saludable.
Según aseguraron entonces los especialistas, “la colonización de la microbiota intestinal” estaría integrada “en la programación del desarrollo del cerebro”. 

La importancia evolutiva de la relación 
Estos hallazgos redundan en una cuestión que parece cada vez más evidente, si la analizamos desde la confluencia de diversas perspectivas: La importancia de la relación en el desarrollo del cerebro humano.  

A lo largo de la historia, diversos factores relacionales han impulsado nuestra inteligencia, nuestras capacidades artísticas, en definitiva, nuestra consciencia y nuestra autoconsciencia. 

Los estudios sobre virus y bacterias nos hablan de uno de los niveles de esas relaciones (entre el ser humano y los microorganismos), pero también se sabe que en esta evolución del cerebro hubo implicados otros factores relacionales, como la interculturalidad en contextos de alta presión demográfica (que propició el intercambio de ideas y de habilidades, y el mantenimiento de las innovaciones), la interacción con la tecnología o la amistad, entre muchos otros. 

Esto hace pensar que, quizá, si queremos conseguir crear un cerebro artificial que evolucione como el modelo biológico, haya que sacar a las máquinas del laboratorio y programarlas con una necesidad imperiosa de supervivencia, y con la noción de que esta dependerá de su capacidad de relacionarse con su entorno, a múltiples niveles. ¿Será posible hacer algo así algún día? 

Fuente: Tendencias 21 / Conciencia y Desarrollo (Yayza Martínez) 15.feb.2018 /
CELL and Nature NeuroScience -
  
Referencias:

PROCESO CUANTICO CONVIERTE EN ELECTRICIDAD LA RADIACIÓN INFRARROJA



Científicos saudíes han encontrado la forma de obtener electricidad a través de la radiación infrarroja que emite el planeta. Se han valido de nano-antenas que usan el efecto túnel cuántico para que los electrones puedan traspasar un diodo y transformar las ondas infrarrojas en corriente eléctrica. Un prototipo que puede revolucionar el sector energético.


La mayoría de la luz solar que golpea la Tierra es absorbida por sus superficies, océanos y atmósfera. Como resultado de este calentamiento, la radiación infrarroja se emite constantemente a nuestro alrededor. 

Estimada en millones de gigavatios por segundo, esta radiación infrarroja residual es capaz de abastecer la demanda energética de la humanidad miles de veces.
Un equipo de Universidad de Ciencia y Tecnología Rey Abdalá, en Arabia Saudita, ha desarrollado un dispositivo que puede aprovechar esta energía, así como el calor residual de los procesos industriales, y transformarla en electricidad útil. 
A diferencia de los paneles solares que están limitados por las horas del día y las condiciones climáticas, el calor infrarrojo puede ser recogido las 24 horas del día. Una forma de lograrlo es tratar el exceso de calor infrarrojo como ondas electromagnéticas de alta frecuencia. 
Utilizando antenas diseñadas específicamente para esta investigación, las ondas electromagnéticas recogidas se envían a un rectificador, típicamente un diodo semiconductor, que convierte las señales alternas en carga de corriente continua para baterías o dispositivos eléctricos. 

Efecto túnel 

El proceso se consigue mediante la fabricación de una rectenna o rectena, (rectifying antenna o antena rectificadora), un tipo especial de antena que se usa para convertir directamente microondas en corriente continua. En esta investigación, como la longitud de las ondas infrarrojas es extremadamente corta, para poder aprovecharlas fue necesario construir rectenas realmente minúsculas. 
Además, las ondas infrarrojas oscilan miles de veces más rápido que un semiconductor típico. "No hay ningún diodo comercial en el mundo que pueda funcionar con tanta frecuencia", explica Atif Shamim, líder de proyecto de KAUST, en un comunicado. Por eso han recurrido al efecto túnel. 

El efecto túnel es un fenómeno cuántico que permite a una partícula superar una barrera que en teoría no podría traspasar por falta de capacidad. Por ejemplo, una bala disparada desde la base de una montaña necesita una cierta cantidad de energía para llegar a la cúspide y llegar al otro lado. Pero una bala cuántica no: puede llegar al otro lado de la montaña gracias a la indeterminación de su posición, que es la base de cualquier fenómeno cuántico. 
Pues ese efecto túnel, según los investigadores, puede ayudar a la construcción de las citadas antenas nanométricas y obtener energía de la naturaleza: los electrones pueden atravesar una pequeña barrera, gracias a un diodo regido por el efecto túnel (Metal-Insulator-Metal), y transformar las ondas infrarrojas en corriente eléctrica.

Nano-antena con diodo 
Lo han comprobado construyendo una nano-antena en forma de mariposa que incorpora una película aislante muy delgada entre dos brazos metálicos ligeramente recubiertos de oro y titanio. 
El invento es capaz de generar campos eléctricos intensos, necesarios para el buen funcionamiento de la nano-antena. El diodo MIM ha capturado con éxito la radiación infrarroja y sólo se enciende cuando es necesario. 
Y aunque de momento sólo se trata de una etapa del proceso innovador superada con éxito, todavía quedan muchos problemas técnicos por resolver antes de que pueda confirmarse la viabilidad del dispositivo.
Uno de los problemas a resolver es que consume mucha energía, pero si las investigaciones se desarrollan según lo previsto, será posible conectar millones de micro-antenas para aumentar la producción de electricidad en un país o una región. Toda una revolución para el sector energético.

No es la primera vez que se intenta obtener electricidad del espectro electromagnético. En 2014, investigadores norteamericanos lo intentaron con un “colector de energía emisiva” y también con rectenas, según explicaron en un artículo publicado en PNAS.

El trabajo investigativo se encuentra bajo el título “Optical Rectificationthrough an AI203 based MIM passive rectenna at 28.3THz” Materials Today Energy, Volume 7,March 2018, pages 1-9.
DOI:https://doi.org/10.1016/j.mtener.2017.11.002
Fuente: Tendencias 21 / Tendencias Tecnológicas 18.febrero.2018